Goccia Verde dice NO al aceite de palma

Productos de higiene personal
Ampliamos la línea de higiene personal
19 enero, 2016
Goccia Verde en Aragón en Abierto (Aragón TV)
30 julio, 2016

Goccia Verde dice NO al aceite de palma

no-al-aceite-de-palma-y-jabon-marsella-DEF

¡Vuelven las escamas de Jabón Natural Dulce de Marsella!

 

En Goccia Verde hemos decidido eliminar el aceite de palma de nuestros productos. Y por eso, hemos reformulado el Jabón Natural Dulce de Marsella en Escamas con aceite de oliva (70%) y coco (30%), que además de tener unas excelentes propiedades detergentes, no lleva conservantes, ni parabenos, ni sulfatos, ni fosfatos, ni EDTA, ni níquel, es 100% biodegradable y comporta un riesgo alergénico muy bajo, por eso es idóneo también para prendas delicadas, como la ropa de niños y bebés.

 

ACEITE DE PALMA : Una industria que arrasa con todo

La industria del aceite de palma, el más utilizado en productos de consumo diario como la cosmética o la alimentación y que representa el 35% del consumo de aceite vegetal en el mundo, es uno de los negocios más perjudiciales para el ecosistema, sobretodo para la población y fauna local de Indonesia y Malasia, donde se concentra el 80% de la producción mundial.

Clasificado como aceite saturado vegetal no hidrogenado, está presente en muchos alimentos, champús, cosméticos y detergentes; pero también se usa para la fabricación de biodiesel y lubricante industrial. Las palmeras originarias de África occidental, están presentes hoy en día en todos los territorios en los que el clima cálido y lluvioso permite su crecimiento, desde Asia hasta América del Sur. Hoy día la mayor parte de la producción aceite de palma proviene de Indonesia y Malasia y casi nunca se produce, por desgracia, de manera sostenible.

La explotación no sostenible de esta materia prima es responsable directo a nivel mundial de: la deforestación de bosques tropicales, pérdida de la biodiversidad y hábitats necesarios para la supervivencia de muchas especies autóctonas, abuso de los derechos humanos de la población local y del cambio climático.

 

DESTRUCCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

Hace cien años, se estima que había alrededor de 230.000 orangutanes en la Tierra. Hoy día, menos de 50.000 ejemplares viven libres en la naturaleza, y sólo en Borneo y la isla de Sumatra, donde surgieron de la nada una de las más controvertidos industrias y de rápido crecimiento del mundo: la del aceite de palma.

Durante los últimos 20 años, decenas de miles de orangutanes han muerto, han quedado mutilados o se han quedado huérfanos como consecuencia de la deforestación causada por los cultivos de palma. Los expertos estiman que, de seguir a este ritmo, los orangutanes podrían extinguirse por completo en 10 años o menos.

Borneo, que cuenta con una de las selvas tropicales más antiguas del mundo, y Sumatra, el único lugar del mundo donde los tigres, rinocerontes, elefantes y orangutanes viven juntos; representan dos puntos cruciales para la biodiversidad en el sudeste de Asia, y muchas de estas especies están ahora en peligro de extinción.

 

IMPACTO SOCIAL

Pero no sólo los animales han sufrido y siguen sufriendo por esta industria. El aceite de palma también ha tenido un gran impacto en los medios de vida locales, la dignidad y los derechos de las comunidades indígenas.

El gobierno de Indonesia ha vendido montañas de las tierras indígenas a empresas privadas para el cultivo de aceite de palma, funcionarios corruptos del gobierno y propietarios sin escrúpulos de las plantaciones también se han apropiado ilegalmente de las tierras indígenas con total impunidad.

La industria del aceite de palma también se ha asociado con el aumento de las violaciones de derechos civiles, incluido el trabajo forzoso e infantil. De los aproximadamente 3,7 millones de trabajadores relacionados con esta industria, hay miles de niños y trabajadores que se enfrentan a condiciones peligrosas y humillantes. El trabajo en condiciones infrahumanas es una práctica común, y los traficantes que acosan a sus víctimas, experimentan escasas, por no decir inexistentes, sanciones por parte de las mismas empresas o gobiernos implicados.

 

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

La producción de aceite de palma también ha tenido un enorme impacto sobre el cambio climático.

El cultivo de la palma en Indonesia y Malasia se ha dirigido de forma inapropiada hacia las zonas ricas en carbón y de la turba de la tierra, como son los bosques tropicales. Por esta razón, la deforestación de estas áreas para convertirlos en plantaciones ha provocado la liberación en la atmósfera de grandes cantidades de gases contaminantes que han ido a incrementar el efecto invernadero.

Se estima que la deforestación en las zonas tropicales es responsable del 15/20% de las emisiones de gases que provocan el calentamiento global, incluso más que las emisiones de los vehículos y de otras formas de transporte. En los suelos cubiertos de turba, el problema es aún más grave. Cuando un suelo turboso es limpiado y vaciado para el cultivo de palmeras, se libera una enorme cantidad de monóxido de carbono y gas metano.

Indonesia, que ha sido despojado de sus bosques más rápidamente que cualquier otro país, es el tercer mayor productor de gas de efecto invernadero en el mundo, después de Estados Unidos y China.

 

UN FUTURO DESALENTADOR

El consumo de aceite de palma se ha quintuplicado desde 1990. Los Estados Unidos y Europa son los mayores consumidores, pero la demanda de este producto está creciendo en todas partes. Se estima que la demanda se duplicará para el año 2030 y se triplicará para el año 2050.

El tamaño y la escala del problema son realmente dramáticas. No hay conocimiento suficiente acerca de donde se obtiene el aceite de palma y cómo se produce. Es necesario transformar toda la cadena de producción para hacer un verdadero avance.

Las opciones del consumidor son cruciales, por eso es tan importante informarlo, es lo que realmente puede provocar un cambio en el sector. Hay que seguir en nuestra difícil tarea, tenemos una oportunidad real de cambiar esta industria mostrando a la gente la importancia del impacto social y ambiental de sus acciones.

 

LA RSPO

El impacto negativo del aceite de palma sobre el medio ambiente ha contribuido en 2004 a la fundación de la Roundtable on Sustainable Palm Oil (RSPO), una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es promover el uso del aceite de palma de manera sostenible, viniendo por lo tanto, a partir de una “agricultura sana y ya no responsable de la deforestación y todos los otros temas relacionados”

Pero muchas ONG ambientales y sociales durante años han negado la existencia de una producción de aceite de palma sostenible, considerando esta iniciativa como una estrategia de “lavado verde”, implementado por las grandes empresas. Además, la RSPO no impide la destrucción de los bosques secundarios y turberas, que se destruyen con el fin de dar cabida a nuevos cultivos de palmeras, dejando muchas dudas sobre la efectividad de las intervenciones que se promueven.

No existe un mercado sostenible del aceite de palma, por esto Goccia Verde hemos decidido no producir ni comercializar productos con aceite de palma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *